EL OLVIDO DE UNO MISMO

Siento que hasta que no sintamos esa grandeza, inmensidad o lo que quiera que se llame dentro de nosotros no llegaremos a SER, aunque los caminos son… puramente… infinitos y perfectos.