REIKI Y EL CANCER.

Hay que perseverar en la esperanza con optimismo.

Más de 60 millones de personas tienen cáncer a nivel mundial. Una persona muere cada tres segundos por cáncer y miles sufren los efectos secundarios adversos causados por tratamientos excesivos con quimio o radioterapia, muchas veces utilizadas en forma excesiva, experimental o con equipos inadecuados.

La confusión causada por la incomprensión de las denominadas “enfermedades incurables”, reduce enormemente nuestra capacidad personal para superarlas. Por ello, el primer paso para lograr el control del proceso de curación, es comprender la enfermedad y comenzar un Tratamiento de Reiki.

El cáncer se manifiesta principalmente por una baja sostenida de energía vital, lo que produce una caída del sistema inmune y el desorden celular. Lo anterior se produce por la vivencia de algún evento doloroso en la vida de la persona. La Terapia de Reiki actúa realizando el efecto inverso, es decir, subiendo la energía vital, reordenando el sistema inmune, mejorando la calidad de vida del paciente y su fuerza interna para superar la situación.

Reiki acompaña de manera efectiva, los procesos de quimioterapia y radioterapia, ya que va ordenando el desorden y los efectos secundarios de los tratamientos médicos convencionales. Además la energía Reiki, sana las heridas que estas dejan en los órganos internos.

Os amo
Namasté!